¡Participa de la Maratón Behind the Code, la competencia de programación más desafiante! Inscríbete aqui

Modernización de aplicaciones

Modernización de aplicaciones

Descubra qué es la modernización de aplicaciones, los beneficios y desafíos comunes, y cómo empezar a usarla.

¿Qué es la modernización de aplicaciones?

La modernización de aplicaciones es el proceso de tomar aplicaciones heredadas existentes y modernizar su infraestructura de plataforma, arquitectura interna, y/o características. Gran parte del debate en torno a la modernización actual de aplicaciones se centra en las aplicaciones monolíticas y locales, que normalmente se actualizan y mantienen mediante procesos de desarrollo en cascada, y en cómo esas aplicaciones se pueden llevar a patrones de arquitectura y lanzamiento en nube, concretamente microservicios DevOps.

Los beneficios de la modernización de aplicaciones se pueden resumir típicamente en la mejora de la velocidad de entrega de nuevas presentaciones, en exponer funcionalidades de las aplicaciones existentes para consumo vía API por otros servicios, y la replataforma de las aplicaciones de las instalaciones a la nube con el fin de escalar la aplicación y el rendimiento, así como el centro de datos y la estrategia de TI a largo plazo. Los retos de la modernización de la aplicación suelen reducirse al costo y la complejidad. Mover una aplicación de instalación local a la nube sin pensar en el retorno de inversión es mover aplicaciones sólo por moverlas. Por el contrario, otras aplicaciones podrían beneficiarse significativamente de la replataforma o la rearquitectura, pero están tan fuertemente acopladas a los sistemas y la infraestructura existentes que la complejidad de la modernización podría superar las ventajas. La clave del éxito en la modernización de aplicaciones, como en la mayoría de las cosas, se reduce en última instancia a la estrategia y a la elección de proyectos de modernización de aplicaciones en los que los beneficios de la nube, la velocidad, el rendimiento, el escalado, el nuevo desarrollo de presentaciones, etc. sean los que ofrezcan a la aplicación en cuestión un camino claro hacia la mejora de la experiencia del cliente y el retorno de la inversión.

Descubra cómo IBM puede ayudarlo en su proceso de modernización de aplicaciones.

¿Por qué modernizar las aplicaciones heredadas?

Las aplicaciones heredadas también suelen ser aplicaciones monolíticas. Las aplicaciones monolíticas tienen dos características que hacen deseable su modernización: son difíciles de actualizar y son difíciles y caras de escalar. Las aplicaciones monolíticas son difíciles de actualizar por razones de arquitectura. Dado que todos los componentes de una aplicación se envían juntos, resulta difícil y costoso añadir funciones, ya que los retos de complejidad e integración son mayores. Son desafiantes y costosos de escalar por razones similares. Si incluso un componente de una aplicación se enfrenta a problemas de carga y rendimiento, puede ser necesario escalar toda la aplicación sólo para servir al componente más exigente. Este enfoque conlleva un considerable desperdicio de computación. Al modernizar una aplicación hacia una arquitectura de microservicios, los componentes son más pequeños, están débilmente acoplados y pueden implementarse y escalarse independientemente unos de otros. Aunque aporta su propio conjunto de retos, este enfoque es donde se encuentra gran parte del valor principal en la modernización. El siguiente vídeo explica más sobre las arquitecturas de microservicios:

Inicie la modernización de la aplicación con una evaluación de la misma

La forma más importante de iniciar cualquier proyecto de modernización de aplicaciones es con una evaluación de la aplicación. Armar un inventario de lo que se tiene es casi siempre una de las formas más obvias de iniciar cualquier transformación de este tipo. Una vez que tenga una lista, puede iniciar el trazado de todas esas aplicaciones contra un eje x e y de facilidad/dificultad y potencial aumento de valor si se moderniza. También se puede pensar en el valor «potencial» como qué tan importante es la aplicación para la experiencia del cliente y para el futuro de su organización. Las aplicaciones que caen en el cuadrante superior derecho de este gráfico de alto valor y bajo esfuerzo serán las candidatas más obvias y menos conflictivas con las que comenzar un proyecto de modernización de aplicaciones. Las decisiones más complicadas se reducirán a las aplicaciones de alto valor que son difíciles de mover. Para ello, tampoco es necesario que sea una estrategia de todo o nada en el primer día. En estos casos, existen enfoques para la modernización de la aplicación que pueden reducir el riesgo y el costo sin dejar de mover su portafolio en la dirección correcta.

Patrones de modernización de aplicaciones

Hay algunos enfoques conocidos para la modernización de aplicaciones que se centran en una combinación de la plataforma, la arquitectura de la aplicación y en exponer la funcionalidad de una aplicación a través de la API.

Del monolito a los microservicios

El patrón más común de modernización de aplicaciones consiste en refactorizar y descomponer una aplicación monolítica en un grupo de pequeños microservicios poco acoplados.

Gráfica explicando las diferencias entre desarrollo monolítico y desarrollo basado en microservicios

En el ejemplo anterior de arquitecturas de microservicios, una aplicación de venta al por menor se desglosó de una aplicación única, de N niveles, a un grupo de microservicios de todos los servicios individuales dentro de la aplicación, cada uno con su base de datos y modelo de datos. Uno de los enfoques de este espacio está identificado como » patrón estrangulador». En lugar de romper el monolito de una vez, el patrón estrangulador consiste en desmontar la aplicación poco a poco, sacando primero las partes más fáciles y valiosas, y a medida que este enfoque avanza, finalmente no queda nada del monolito.

Migración a la nube

A menudo, el rol de refactorización a microservicios, replataforma o rehosting de aplicaciones es casi siempre parte del proceso de modernización. Si bien es posible simplemente levantar y cambiar las aplicaciones sin hacer una reescritura sustancial, más generalmente el valor se encuentra en la reestructuración de la aplicación para aprovechar mejor los modelos de nube, generalmente aprovechando los contenedores y Kubernetes. Para un panorama más profundo sobre la migración hacia la nube, vea «Cloud Migration: An Essential Guide» y el siguiente vídeo:

Exponer la funcionalidad a través de APIs

Por último, otro enfoque de la modernización puede consistir en dejar una aplicación en su sitio, pero exponiendo de forma segura sus funciones o datos a través de las API. Este enfoque, basado más en la integración que en la migración, permite que las nuevas aplicaciones nativas de la nube simplemente aprovechen las funcionalidades y recursos de los sistemas y datos existentes.

Tecnologías clave para la modernización de la aplicación

Existe un amplio portafolio de tecnologías que pueden facilitar los procesos de modernización, que la mayoría de las organizaciones están llevando a cabo.

Privada, híbrida y multinube

Mientras que la nube pública es una parte fundamental de cualquier estrategia de modernización, las estrategias privadas, híbridas y multinube también son de gran importancia por razones de seguridad, latencia y arquitectura. Por cualquier cantidad de razones, una organización puede no estar preparada para pasar directamente del centro de datos a la nube pública, y los modelos de otra nube pueden ayudar a remediar toda la complejidad arquitectónica y política asociada a dónde necesitan vivir ciertas cargas de trabajo en función de sus características únicas.

Contenedores y Kubernetes

Contenedores y Kubernetes han surgido no sólo como un reto para las VMs como una forma de computación de uso general en la nube, sino también como un habilitador clave de la nube híbrida y de las estrategias de modernización de aplicaciones. La contenedorización permite empaquetar una aplicación de forma consistente y ligera para que pueda ejecutarse de forma consistente en entornos de escritorio, nube o locales. Este tipo de flexibilidad es un verdadero beneficio para las organizaciones que trazan su camino en la nube.

Modernización de aplicaciones y IBM Cloud

La modernización de aplicaciones es sólo una de las formas de hacer avanzar a su organización, especialmente a medida que se amplía la necesidad de automatización en las operaciones de negocio y de TI. Un movimiento hacia una mayor automatización debería iniciarse con pequeños proyectos de éxito medible, que luego puede escalar y optimizar para otros procesos y en otras partes de su organización. Trabajando con IBM, puede modernizar sus aplicaciones e infraestructura localmente, a su propio ritmo. Y tendrá acceso a las funcionalidades de automatización potenciadas por IA y a los recursos de IBM Cloud Pak for Automation, incluyendo flujos de trabajo predefinidos, para ayudar a acelerar la innovación haciendo que todos los procesos sean más inteligentes. El portafolio de productos y servicios de IBM Cloud también está diseñado para ayudar a las organizaciones a llevar sus procesos de negocio y patrimonios de aplicaciones heredadas a la nube.

Emprenda el próximo paso:

Empiece hoy con una cuenta de IBM Cloud.