IBM & Turbonomic | Observando el desempeño de las aplicaciones ¡Participa del Webinar!

¿Qué es la nube híbrida?

Nube híbrida

La nube híbrida combina y unifica las nubes pública y privada, y la infraestructura local para crear una infraestructura de TI única, flexible y rentable.


¿Qué es la nube híbrida?

La nube híbrida integra los servicios de nube pública, nube privada e infraestructura local, proporcionándoles capacidades de orquestación, administración y portabilidad de aplicaciones. El resultado es un único entorno informático distribuido unificado y flexible donde las organizaciones pueden correr y escalar sus cargas de trabajo tradicionales o nativas de nube bajo el modelo informático más apropiado.

Una multinube híbrida es una nube híbrida que incluye servicios de nube pública de más de un proveedor de servicios de nube.

Al permitir que una empresa:

  • combine servicios en la nube y funcionalidades de varios proveedores de nube.
  • elija el entorno de computación en la nube óptimo para cada carga de trabajo, y
  • mueva cargas de trabajo libremente entre nubes pública y privada a medida que cambian las circunstancias,

la nube híbrida, y particularmente la nube múltiple híbrida, ayuda a las empresas a lograr sus objetivos técnicos y comerciales de manera más efectiva y rentable que las nubes públicas o privadas por sí solas. De hecho, según un estudio reciente, la nube híbrida proporciona a las empresas hasta 2.5 veces más de valor que enfoques de nube y proveedor únicos.


¿Cómo funciona la nube híbrida?

Arquitectura de nube híbrida tradicional

Inicialmente, la arquitectura de nube híbrida se centró en transformar partes del centro de datos local de una empresa en infraestructura de nube privada y luego conectarla a entornos de nube pública alojados en las instalaciones del proveedor (por ejemplo: AWS, Google Cloud Services, IBM Cloud, Microsoft Azure). Para ello, se empleaban soluciones de nube híbrida pre-empaquetadas como Red Hat OpenStack (este enlace reside fuera de IBM) o algún middleware empresarial sofisticado para integrar los recursos en todos los entornos, y herramientas de administración unificadas para monitorear, asignar y administrarlos desde una consola central o «panel de vidrio único» (del inglés ‘single pane of glass’).

El resultado era una infraestructura de TI unificada adecuada para diversos casos de uso, incluyendo:

  • Seguridad y cumplimiento normativo: reserva de recursos de nube privada protegidos por firewalls para almacenar datos confidenciales y cargas de trabajo altamente reguladas y uso de recursos de nube pública más económicos para aquellos menos confidenciales.
  • Escalabilidad y resiliencia: uso de recursos de almacenamiento y computación en la nube pública para escalar de forma rápida, automática y económica como respuesta a picos de tráfico no planificados, sin afectar las cargas de trabajo de la nube privada (esto se denomina ‘cloudbursting’).
  • Adopción rápida de nueva tecnología: adopción o cambios a las últimas soluciones de software como servicio (SaaS), e incluso integración de ellas en aplicaciones existentes, sin aprovisionar nueva infraestructura local.
  • Mejora de las aplicaciones heredadas: uso de servicios de nube pública para mejorar la experiencia de usuarios de aplicaciones existentes o para extenderlas a nuevos dispositivos.
  • Migración de VMware: ‘levantar y cambiar’ (del inglés ‘Lift and shift’) las cargas de trabajo existentes en infraestructura local a una de nube pública virtualizada, reduciendo la huella del centro de datos y escalando según sea necesario sin necesidad de una inversión adicional.
  • Optimización de recursos y ahorro de costos: ejecución de cargas de trabajo con capacidad predecible en la nube privada y migración de aquellas más variables a la nube pública; uso de infraestructura de nube pública para «acelerar» el desarrollo y probar recursos según sea necesario.

Arquitectura de nube híbrida moderna

En la actualidad, la arquitectura de nube híbrida se centra menos en la conectividad física y más en respaldar la portabilidad de las cargas de trabajo en todos los entornos de nube y en automatizar su implementación en el entorno de nube ideal para un propósito comercial determinado.

Varias tendencias están impulsando este cambio.

Como parte del siguiente paso crítico en sus transformaciones digitales, las organizaciones están desarrollando nuevas aplicaciones y modernizando las legadas para aprovechar las tecnologías nativas de la nube que permiten un desarrollo, implementación, administración y rendimiento consistentes y confiables en diversos entornos y proveedores de nube.

Específicamente, están construyendo o transformando aplicaciones para usar una arquitectura de microservicios, que divide las aplicaciones en componentes re-utilizables más pequeños, débilmente acoplados y enfocados en funciones comerciales específicas. Y están implementando estas aplicaciones en contenedores: unidades ejecutables ligeras que contienen sólo el código de la aplicación y las dependencias de sistema necesarias para ejecutarlo.

A alto nivel, la nube pública y privada ya no son ‘ubicaciones’ físicas para conectarse. Por ejemplo, muchos proveedores de nube ahora ofrecen servicios de nube pública que se ejecutan en los centros de datos locales de sus clientes; las nubes privadas, que antes se ejecutaban exclusivamente de forma local, ahora suelen alojarse en centros de datos no locales, en redes privadas virtuales (VPN) o nubes privadas virtuales (VPC), o en una infraestructura dedicada alquilada a proveedores externos (que a veces son proveedores de nube pública).

Es más, la virtualización de la infraestructura, también denominada infraestructura como código, permite a desarrolladores crear estos entornos a demanda, empleando cualquier recurso informático o de nube ubicado detrás o más allá del firewall. Esto adquiere mayor importancia con el advenimiento de la informática de borde (del inglés Edge Computing), que ofrece oportunidades para mejorar el rendimiento de aplicaciones globales al mover las cargas de trabajo y datos más cerca de donde se realiza el procesamiento informático.

Como resultado de estos y otros factores, la infraestructura de nube híbrida moderna está comenzando a fusionarse en torno a una plataforma multicloud híbrida unificada que incluye:

  • Soporte para el desarrollo e implementación de aplicaciones nativas de la nube en todos los tipos (pública y privada) y proveedores de nube.
  • Un único sistema operativo en todos los entornos.
  • Uso de una plataforma de orquestación de contenedores, generalmente Kubernetes, que automatice la implementación de aplicaciones en entornos de nube.

El desarrollo nativo de la nube permite a los desarrolladores transformar aplicaciones monolíticas en unidades de funcionalidad centradas en el negocio, capaces de ejecutarse en cualquier entorno y reutilizarse en una variedad de situaciones. Contar con un sistema operativo estándar les permite incluir cualquier dependencia de hardware en cualquier contenedor. Y la orquestación y automatización de Kubernetes les brinda un control granular, de «configuración y olvido», sobre la configuración e implementación de contenedores, incluyendo aspectos como seguridad, equilibrio de cargas, escalabilidad y mucho más, en múltiples entornos de nube.

Obtenga más información sobre la nube híbrida con tecnología de Kubernetes


Beneficios de una plataforma de nube híbrida unificada

Una estrategia de nube híbrida unificada se encuentra todavía en su fase de «adopción temprana»; en una encuesta reciente, el 13 por ciento de las organizaciones informaron que estaban utilizando activamente una plataforma de gestión multinube. Pero estas organizaciones ya están obteniendo beneficios importantes, que incluyen:

  • Productividad mejorada del desarrollador: una plataforma de nube híbrida unificada puede ayudar a expandir la adopción de metodologías Agile y DevOps, y permitir que los equipos de desarrollo se desarrollen una única vez y se implementen en todas las nubes.
  • Mayor eficiencia de la infraestructura: con un control más granular sobre los recursos, los equipos de desarrollo y operaciones de TI pueden optimizar costos de servicios de nubes públicas y privadas, y proveedores de nube. La nube híbrida también ayuda a las empresas a modernizar sus aplicaciones más rápidamente y a conectar los servicios en la nube a los datos, sea en la nube o en infraestructura local, para que brinden un nuevo valor.
  • Seguridad y cumplimiento normativo mejorado: una plataforma unificada permite a una organización aprovechar las mejores tecnologías de cumplimiento normativo y seguridad en la nube e implementarlos en todos los entornos de manera consistente.
  • Aceleración general del negocio: incluyendo ciclos de desarrollo más cortos, innovación acelerada y tiempo de comercialización, respuesta más rápida a los comentarios de clientes, entrega más rápida de aplicaciones más cerca del cliente (por ejemplo, comercio electrónico perimetral), y una integración y combinación más rápida con socios o terceros para ofrecer nuevos productos y servicios.

Nube híbrida e IBM

Las soluciones de nube híbrida de IBM Cloud ofrecen flexibilidad y portabilidad tanto para aplicaciones como para datos. Linux, Kubernetes y los contenedores son compatibles con el stack de nube híbrida y se combinan con Red Hat OpenShift para crear una plataforma común que conecta recursos locales y de nube.

Obtenga más información sobre las soluciones de nube híbrida creadas con IBM Cloud.

Para comenzar a construir sus propias soluciones de nube híbrida, regístrese para obtener un IBMid y cree su cuenta de IBM Cloud.

Sobre el Autor

Sai Vennam es un Developer Advocate en IBM con experiencia en Kubernetes, OpenShift y ofertas de nube administrada. Le apasiona conectar a los desarrolladores con tecnología que les permita alcanzar el éxito. Como pasatiempo, trabaja en la automatización de su hogar utilizando Raspberry Pis y tecnología serverless.

Twitter: @birdsaiview

Blogs: https://www.ibm.com/cloud/blog/sai-vennam