Un tsunami llamado DevOps

En estos tiempos que corren, Foreman no es un aguerrido boxeador sino un sistema para aprovisionar servidores. Cuando te hablan de Docker, no piensas en pantalones, sino en todo un ecosistema para gestionar contenedores de software.

Todos ellos forman parte de una u otra manera de un verdadero tsunami llamado DevOps que viene cargado de herramientas, procesos y cultura para llevarse por delante las apacibles aguas en las que descansaba lo mucho (o poco) que muchas empresas habían implementado para dar soporte al ciclo de vida de aplicaciones, o ALM.

Llegará el momento en que pase el tsunami y todo vuelva a la calma, pero ahora mismo estamos en pleno «revolcón tecnológico”.

Link al post